jueves, 9 de enero de 2014

Versos excluidos




INUNDEMOS ESTO DE POESÍA

"La idea es inundar Facebook con poesía. Alguien te asigna un poema, dejas un poema escrito por ese poeta y si le gusta a otros, les asignas un poeta a ellos."

A pesar de lo antipáticas que resultan en general, vivan las cadenas cuando son de versos. Alfonso Brezmes me ha asignado T.S. Eliot. Aquí mi versión inédita del comienzo de "El sermón de fuego", tercera parte de La tierra baldía, tal como estaba en el original antes de que Ezra Pound metiera la tijera:


EL SERMON DE FUEGO

Por el sesgado rayo de sol amonestada
y los furtivos pasos de la nueva mañana,
parpadea y bosteza Fresca, de blancos brazos,
excitada por sueños de amor y dulces raptos.
Frenéticas llamadas con eléctrico ritmo
pronto traen a Amanda y rompen el hechizo;
con basta mano y toscos movimientos plebeyos
descorre la cortina junto al lacado lecho
y deja una bandeja de brillo rutilante:
relajante cacao o bien té estimulante.

Dejando que se enfríe la espumosa bebida,
al excusado Fresca con calma se encamina;
el relato de Richardson, todo él tan patético,
mientras completa la obra facilita el esfuerzo.
De vuelta, entre las sábanas conscientes se repone
y explora una página de Gibbon mientras come.
Sus manos acarician la cúpula del huevo
llena de ensoñaciones hasta que llega el correo,
las cartas manuscritas devora de un vistazo
y a contestar se entrega con avezada mano.

(...)