domingo, 2 de marzo de 2014

Premio Primavera




Por más que me confiese parcial al encanto de las aliteraciones y tenga amigos periodistas, lo del Premio Primavera concedido a ese muchacho que sale en un programa televisivo de los llamados del corazón, víscera que siempre da más juego que el cerebro, es de traca. La editorial Espasa, la de la prestigiosa enciclopedia y la colección Austral, está en sus horas más bajas. Como buena parte de su facturación depende de las ventas del Diccionario de la Real Academia Española, la empresa ha querido hacer buena con el galardón a esta novela sin duda inenarrable, y pensando en el posible lector, la acepción octava de esa palabra, primavera, según el DRAE que ella misma publica: "Dicho de una persona: Simple, cándida o fácil de engañar."

No hay comentarios: