lunes, 10 de marzo de 2014

Un ave en marzo


Estaba ayer la tarde tan cálida y hermosa que no pedía un frío soneto con sus versos de mármol. Le he escrito un romancillo, que era lo suyo. De arte menor, como el pájaro en la rama:




UN AVE EN MARZO

                               Para Andrés y Miriam

Este milagro magno
del pájaro pequeño.
Su canto es una brizna
en el prado del cielo.
Quiero saber su nombre,
su nombre verdadero,
como exacto es su trino
neto, perfecto, entero.
En la pelada rama,
qué verdor más intenso
como hoja primera…
¡que ahora alza su vuelo!
La tarde se hace noche,
terminó el embeleso.
Sin follaje otra vez,
el árbol en silencio.
La hierba se ha secado,
solo queda su eco.

Verderón, eso es.
Eso es. Era eso.

No hay comentarios: