miércoles, 28 de mayo de 2014

Pese a todo




Un poeta antipático, difícil, al que estás traduciendo. Y no te amilanas. Y le enseñas los dientes. Te vas a enterar de lo que vale un peine, le dices mirándole a los ojos de los versos. Y él los baja, y le ganas.
Que lo traduzcas bien no significa que te guste. Solo, que no te rindes. Nunca. Que amas el trabajo bien hecho.