domingo, 15 de junio de 2014

La noche de Yeats





EL HOMBRE QUE SOÑÓ CON EL PAÍS DE LAS HADAS

                        En medio del gentío en Drumahair,
                        de un vestido de seda se prendó,
                        y por fin conoció cierta ternura
                        antes de que la tierra lo abrazara.
                        Alguien echó pescados en un cesto,
                        y entonces él creyó que estos alzaban
        sus pequeñas cabezas plateadas
                        cantando lo que vierte la dorada
                        mañana o las lucernas vespertinas
                        en una isla olvidada por el mundo
                        donde se da el amor junto a las olas;
                        que los votos de amor no quiebra el Tiempo
                        bajo el techo inmutable de las ramas:
                        el canto le privó de su sosiego.

                        Anduvo por la arena en Lissadell;
                        y dio en pensar en sumas de dinero
        y todos los cuidados que acarrea,
                        y por fin conoció prudentes años
                        antes que lo enterraran bajo el monte;
                        mas yendo por terrenos cenagosos
                        con boca gris, sucísima, un gusano
                        cantó que en un lugar lejos de allí
                        residía una raza jubilosa
                        bajo cielos de oro o plateados;
                        y que si un bailarín se refrenaba,
                        y a sus ávidos pies, uno diría
                        que el sol y la luna daban frutos:
                        y ante ese canto ya no fue prudente.

                        Caviló junto al pozo de Scanavin;
        de los que se burlaban de él, al punto
                        se fue a vengar con saña legendaria
                        antes de que la noche lo engullera;
                        pero una brizna de hierba en la laguna
                        ―cruel sin necesidad― cantó que existe
                        un sitio en que el silencio más atávico
        en su raza elegida impone el júbilo,
                        no importa que las aguas encrespadas
                        batan, o que la plata tormentosa
        contra el oro del día se levante
                        y la noche cual capa los envuelva
                        y el amante esté en paz junto a su amada.
                        El canto disipó su gran enojo.

                        Durmió bajo la cumbre en Lugnagall;
                        podría haber dormido a pierna suelta
                        bajo la cima fría y vaporosa,
                        ahora que la tierra lo guardaba,
                        si el verme que alentaba entre sus huesos
                        con aflautado grito no dijera
                        que Dios había puesto sobre el cielo
                        Sus dedos que derraman el verano
                        sobre aquel bailarín y el oleaje
        que bate en derredor y que no sueña.
                        ¿Por qué aquellos amantes olvidados
                        habrían de soñar hasta que mueran
        y Dios apague el mundo con un beso?
                        El hombre no halla paz ni en su sepulcro.

El pasado jueves, adelantándonos doce horas a los actos organizados en Irlanda, celebramos con la recién creada Yeats Society de Madrid el cumpleaños del gran poeta irlandés (que es también el cumpleaños de Pessoa) a solo un año de su 150 aniversario. Quienes estuvieron allí, en la St. Louis University, pueden dar fe del excepcional ambiente que presidió (podría decir imperó o reinó, pero Irlanda es una república) el homenaje. Se recitaron poemas, hubo música, canciones, qué más se puede decir. Yo leí, entre otros, este poema en mi propia traducción (W. B. Yeats, Poesía reunida, Pre-Textos, 2010). Fue una noche memorable. Muchas gracias a todos los que la hicieron posible.
                       
                       


No hay comentarios: