viernes, 6 de junio de 2014

Nuevas lascas



Me invento un heterónimo y cuando lo pongo a escribir resulta que es tan parecido a mí que se diría que yo soy el suyo: un heterónimo sin imaginación. No somos nadie.

                                          *     *     *

Aforados son muy pocos. Los demás nos tenemos que conformar con los aforismos.

                                          *     *     *

Esta mañana en la terraza de un bar:
-Para mí un café con leche. Y para el gorrión, un vaso de agua.
Y cómo brincaba de alegría este con la invitación.

No hay comentarios: