lunes, 28 de julio de 2014

"A débil luz y al gran cerco de sombra"




Rossetti, en retrato de William Hunt



Es originalmente una sextina de Dante Alighieri, en versión inglesa de Dante Gabriel Rossetti (según Harold Bloom, el mejor poema que este escribiera jamás). He aquí mi versión de la de Rossetti:


A débil luz y al gran cerco de sombra
llegué, y a la blancura de los montes,
donde el color no vemos de la hierba.
Mas mi deseo no pierde su verde:
tan arraigado está en la dura piedra
que habla y oye como si fuera dama.

Tan helada del todo está esta dama
joven, como la nieve entre la sombra,
que no conmueve, cual si fuera piedra,
el tiempo que entibiando va los montes
y los hace pasar del blanco al verde,
cubriéndolos de flores y de hierba.

Si su pelo enguirnalda con la hierba,
la mente ya no piensa en otra dama,
pues tan bien entreteje el rubio al verde
que Amor se sienta allí bajo la sombra,
Amor que me enclaustrara en bajos montes
más fuertes que muralla hecha de piedra.

Muy más brillante es ella que una piedra
preciosa, aunque incurable por la hierba:
por eso huí por llanos y por montes,
muy lejos del peligro de esa dama;
mas nada ante su luz puede dar sombra:
ni un muro, ni un alcor, ni estivo verde.

Hace poco la vi toda de verde,
tan compuesta, que hacer pudo de piedra
al amor que yo siento aun por su sombra;
igual que uno corteja a grácil dama,
así la cortejé en prado de hierba
rodeado por altos, altos montes.

Mas volverán los ríos a los montes
antes de que esta llama tierna y verde
de Amor arda, como arde en joven dama,
por mí, que dormiría sobre piedra
e, igual que un bruto, comería la hierba
por ver de su vestido la honda sombra.

Por negra que los montes den su sombra,
con su estival verdor la hermosa dama
la cubre, como a piedra bajo hierba.

No hay comentarios: