domingo, 6 de julio de 2014

De una pieza





Entre los escritores, es sabido, los hay de todas clases. Tipos deleznables y bellísimas personas. Quizá nadie sea ni una cosa ni otra de continuo ni por completo, pues lo primero que nos enseña la literatura es la apreciación de los matices, pero el irlandés Colum McCann (Dublín, 1965) pertenece a la segunda clase. 
     Esta semana, el novelista, un hombre de una pieza, ha sufrido una agresión en New Haven (Connecticut) cuando trataba de ayudar a una mujer que al parecer estaba siendo molestada. Y ayer ABC Cultural publicaba una entrevista con el escritor (anterior a la paliza) a cargo de Inés Martín Rodrigo, redactora del suplemento. Ahí, refiriéndose a su más reciente novela, Transatlántico (Seix Barral), McCann decía: "(...) Por eso el libro se detiene en la historia de unas mujeres anónimas. Quería que las mujeres poseyeran la novela. A menudo se las excluye de los libros de Historia, como si las armas y la testosterona gobernasen el mundo."
     Contra esa testosterona del que maltartaba a la mujer se alzó McCann, no solo buen escritor sino hombre íntegro.
     La noticia de su agresion, con sus declaraciones subsiguientes, se puede leer aquí.