lunes, 1 de septiembre de 2014

El retorno



MEGALÓPOLIS

De querer resultar patético
diría que la conocí cuando era un pueblo,
pero más exacto es decir que ya es otra ciudad
y pueblos que la rodeaban ya no existen.

Recorro calles que anduve hace años.
Otros escaparates, peatones distintos.
Capas sucesivas de asfalto
como sobre estos ojos que contemplan la última.


(Hemos estado en Londres unos días -algo de eso se contará aquí en los venideros-, y naturalmente este poema escrito allí se refiere sin duda a esa ciudad, pero también podría ser aplicado a cualquier gran urbe.)