viernes, 12 de septiembre de 2014

Lo de ayer




Mi lectura de lo de ayer es diferente: miles de personas renuncian a su independencia para meterse, hormiguitas de colores, en el agujero que ha cavado para ellas un hatajo de políticos que, topos, tienen su ceguera puesta en el siglo XVIII.