miércoles, 3 de septiembre de 2014

Oxímoron



O es Estado o es Islámico, que diría Unamuno. Qué harto de fanatismos, especialmente después de volver de pasar unos días en Londres: me salen los niqabs y demás ropones negros por las orejas (o por los ojos, si por ellos los pudiera vomitar). A lo que está pasando se le pueden aplicar unos versos recién publicados del poeta norteamericano Henri Cole: "Pienso en todos los dogmas y tradiciones / que son como camas bien hechas, con sábanas ajustables / y arropados rincones de hospital, en los que morir." Pero es peor: muchos están muriendo asesinados ahora mismo en medio del desierto y en las montañas, lejos de ese relativo confort del que habla Cole. Por no hablar de las mujeres violadas y esclavizadas. Qué asco de yihadistas.