domingo, 14 de septiembre de 2014

Una lista de libros






Corre estos días por Facebook una de esas cadenas que, si pandémicas, no es en este caso de una grave enfermedad, pues se trata de literatura. Con diferencia de horas, Micky Mata e Ignacio Camacho han tenido la deferencia de pasarme el “marrón” de tener que nombrar diez títulos que me hayan dejado huella. Aquí van, con dos observaciones que en realidad son tres: el orden no supone ningún escalafón entre ellas; cito estas obras, que podrían ser otras, solo porque tuvieron importancia en mi formación como lector y, en algún caso, como traductor; me disculpará, finalmente, el amigo Ignacio y Miky si aquí acaba este trayecto como una vía muerta: aunque de buen grado he atendido a su requerimiento, no quisiera que esto fueraa una carga para nadie (se admite, no obstante, el teatro o paripé de que si alguien desea recibir el encargo me mande un mensaje privado y entonces, como por inspiración divina, a mí se me ocurrirá la encomienda). Sigo, por otra parte, la muy buena costumbre que he visto en colegas que admiro y ya han respondido a la encuesta, de citar los nombres de los traductores de esas versiones .

-Demian, de Hermann Hesse (trad. de Genoveva Dietrich).

-El Coyote (más de cien entregas), de José Mallorquí.

-Diario de un hombre engañado, de Pierre Drieu la Rochelle (trad. de Emma Calatayud).

-Poesía completa, de Edgar Allan Poe (trad. de Pablo Mañé Garzón).

-El caso de Charles Dexter Ward, de H. P. Lovecraft (trad. de José María Aroca).

-Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda.

-Antología poética, Juan Eduardo Cirlot (ed. de Clara Janés).

-Sonetos, de William Shakespeare.

La boca pobre, de Myles na Gopaleen (Flann O’Brien).

-La realidad y el deseo, de Luis Cernuda.

3 comentarios:

anónimo dijo...

El que en el caso de los Sonetos de Shakespeare no cites nombre de traductor, ¿supone que tu primera lectura, o al menos la que te "dejó huella", es de los originales?

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Casi toda la poesía que he traducido se ha publicado porque lo propuse a las respectivas editoriales. Son traducciones que abordé por propia iniciatica, no por encargo. Leí los sonetos de Shakespeare en el original y los traduje -valga la paradoja- al poco y a lo largo de los años. Es decir, me puse enseguida a la tarea, con más ganas que destreza. Ahora, sin embargo, para casi todo tengo ya más destreza que ganas.

anónimo dijo...

Gracias por la respuesta. Conozco no pocas traducciones tuyas (y la insistencia prueba mi interés). Recuerdo, así a bote pronto, y además de los Sonetos, los "Antiguos poemas irlandeses" de Gredos, el Keats de La Veleta, la Autobiografía de Wells o el Yeats de Pre-Textos. Espero y deseo que la falta de ganas no suponga que ya no habrá más.