EN CELO



Salaces,
los lubricanes ladran
a la luna.

Comentarios