viernes, 10 de octubre de 2014

Heterodoxos

Me ha gustado la respuesta que da Antonio Hernández a Eva Díaz Pérez en la entrevista que esta le ha hecho con motivo de la concesión del Premio Nacional de Poesía por su libro Nueva York después de muerto. Tiene razón: copiar, ser émulo no basta. "Los premios son una satisfacción y algún amigo hasta ha dicho que esto me situaba en el canon. No lo sé, yo creo que los que quedarán en el canon son los heterodoxos."

1 comentario:

anónimo dijo...

Habría que precisar qué se entiende exactamente por "heterodoxo". ¿Lo era Virgilio, propagandista de la política de Augusto (entre muchísimas otras cosas, claro)? ¿Lo eran Goethe o Beethoven, "glorias nacionales" ya en vida? ¿Garcilaso, oficial del ejército imperial, a cuyo servicio vivió (y murió)? Yo creo que la cosa es bastante más sencilla: quienes "quedarán" serán aquellos cuyos versos, o cuyas prosas, no estén determinados por una moda ("vanguardista" o "retaguardista", da igual), sino que sigan teniendo algo que decir, algo que valga la pena, dentro de cien o mil años. Lo otro es lo de siempre: ¿A quiénes respetará el futuro? A mí, claro. Ingenuo consuelo ése, pienso.