miércoles, 1 de octubre de 2014

Palabra en el tiempo



En el taller de traducción de poesía que la semana pasada impartía en Cosmopoética, traté -cómo no hacerlo- de resaltar las cualidades musicales del verso y de la necesidad de intentar preservarlas al verter poesía a otra lengua. La última tarde, terminada la sesión y camino de la mezquita y la luz del atardecer que era un regalo para la vista, entré en la librería Luque y compré una novedad publicada por Atalanta: Itinerario poético. Seis conferencias inéditas. Colegio Nacional de México, 1975, de Octavio Paz. En la primera de ellas, Paz expresaba mucho mejor que yo lo que había tratado de trasmitir a los alumnos del taller. Y además lo hacía confirmando mi sospecha de siempre de que, pese a lecturas historicistas, sociológicas, comprometidas, la "palabra en el tiempo" de Antonio Machado se refiere a su discurrir en pauta rítmica (sin excluir otras interpretaciones). Copio el párrafo de Paz, con la esperanza de que puedan leerlo quienes compartieron conmigo aquellas tardes cordobesas. Tras decir que "el lector es el segundo autor del poema", porque "su lectura lo rehace y lo cambia", sostenía el escritor mexicano:

"He hablado del lector, en realidad debería haber dicho "oyente". Yo voy a leer unos poemas y ustedes los van a oír. Pero aunque ustedes leyesen en su casa estos poemas, y los leyesen en silencio, seguirían siendo oyentes, porque la manera propia de leer los poemas es oírlos mentalmente mientras los leemos con los ojos. La poesía no es sólo sentido, concepto o imágenes. La poesía es sonido, palabra en el tiempo, palabra viva que oímos. La prosa se lee; la poesía se oye, nos entra por los oídos. La poesía es un arte en el que intervienen los ojos y los oídos."


Córdoba, la tarde del 26-9-14.


No hay comentarios: