lunes, 17 de noviembre de 2014

Feminismo


Para feminismo, el discurso que le suelto a la persona que atiende la recepción de cualquier hotel extranjero al registrarme y decirle que si no me encuentra en el ordenador es porque en España y tantos países de nuestra lengua el apellido de la madre no se pierde, que lo usamos junto con el paterno. Yo siempre empleo los dos, así me cause problemas.

(Hace años escribí este poema sobre el asunto de los apellidos)