domingo, 9 de noviembre de 2014

Hecho en falta




Pocos libros de poesía más recomendables de entre los publicados esta temporada que el que recoge la poesía reunida de Juan Bonilla, agrupada bajo el título -burlón y difícilmente más suyo- Hecho en falta. El autor se ha puesto a barajar sus cuatro entregas anteriores y, con algunos inéditos, ha montado este volumen sin orden (cronológico) pero con concierto, en el que todo tiene una rara coherencia, con ecos y hasta la siempre bienvenida autoparodia:

Encuentras poesía en todas partes.
La poesía es un milagro muy común,
sueles decir. Qué raro entonces
que hallándola con tal facilidad
-el mundo es una plantación de versos,
nos has dicho, rotundo-
resulte tan difícil encontrarla
en tu libro de versos.

    El talento de Bonilla brilla en cada página, ya sea en los haikus (no todos de igual calidad pero algunos insuperables) o en los poemas más extensos. En todas partes, los juegos de palabras, el brillo verbal, la sorpresa; pero también la hondura, que  destaca en los poemas de amor, como el perfecto "Epitafio del enamorado" o "Denominación de origen: extranjero". Hay guiños y homenajes (a Guillermo de Aquitania, a Gil de Biedma, a José Hierro, a Juan Ramón Jiménez), y versiones (William Carlos Williams, Elizabeth Bishop, Dorothy Parker). Pero sobre todo hay una complicidad: la que enlaza a este libro con su lector, que disfrutará de él aunque no sea el habitual del género.

1 comentario:

SUSANA BENET dijo...

Gracias por la recomendación. La tengo en cuenta. Besos