martes, 27 de enero de 2015

Dos virutas



Sí, sí, mucha Grecia por aquí y mucha Grecia por allá. Pero, ¿y el aoristo, eh? Aquello sí que era para celebrarlo, aunque solo fuera porque entonces teníamos diecisiete años. Aún nos faltaba para la mayoría (de edad), y no pasaba nada.

*     *     *

Traducir sin ritmo un poema hermoso, quebrar las patas a un caballo de carreras.

No hay comentarios: