domingo, 11 de enero de 2015

Una puerta





La citada puerta un día de 2012


"En una de las salas del James Joyce Center veo una puerta. La puerta de una casa georgiana, como hay cientos en esta ciudad que no fue alcanzada por la guerra mundial. En el cartel leo que es la auténtica puerta del edificio que estuvo en el número 7 de Eccles Street, donde Leopold Bloom echaba una bola de sebo en la sartén para freír los riñones que había comprado para el desayuno. A estas alturas estaba tan distante de la ruta joyciana que nada me estimulaba. Y ese desánimo me hizo pensar que los lugares necesitan subtítulos, como una película exhibida en una lengua desconocida. Uno ve los actores moverse por la escena, pero sin comprender lo que dicen le aburren. Así también las ciudades necesitan leyendas para saber que una puerta es la puerta. Y este cambio de artículos es la clave de bóveda que cierra el cielo artificial de cualquier ciudad."

JOSÉ ÁNGEL CILLERUELO, Almacén. Dietario de lugares, 2014.

1 comentario:

Alfredo J Ramos dijo...

Qué razón tiene Cilleruelo, cuántas veces he echado de menos esos subtítulos. Por fortuna, hoy ya parece fácil que alguna aplicación ponga remedio, móvil o tabilla mediante, aunque aún está por ver dónde incorporar el chip, para que no moleste ni nos aleje demasiado de una intimidad en exceso amenazada por tanto artilugio y su uso abusivo tan estupidizante.