lunes, 9 de febrero de 2015

En Cholula



Hacía días que me obsesionaba la idea de componer un poema sobre la experiencia de haber recorrido el interior de la pirámide cubierta de Cholula, en el estado de Puebla. Estuvimos allí hace unas semanas, y ayer por la tarde surgió el poema. Es este, con el nombre de ese cerro artificial en la lengua náuhatl:


TLACHIHUALTÉPTL

Bajo el cerro y su verde

somos los gusanos que perforan

la carne de la sólida placenta.

La piedra claustrofóbica se aparta

medrosa y nos contagia el miedo.

Un lento calendario cosmológico

en donde el cielo fue decapitado,

tardamos en salir más que los siglos

en que se fue preñando la pirámide.

En un mundo sin sol, unos minutos

doblan en duración a las estrellas.





Postal antigua de la pirámide cubierta, con el santuario de la Virgen de los Remedios sobre ella.





No hay comentarios: