viernes, 6 de febrero de 2015

Matinal




Hay otros caminos, pero ninguno más directo ni mejor: ponerte por la mañana una película del oeste en blanco y negro. Como esta, Fort Apache. Llaman por teléfono para venderte algo y contestas con una vocecilla que papá no está en casa.