domingo, 15 de marzo de 2015

La deriva de Jesús Malia





Es un libro raro, distinto, este de Jesús Malia. Para empezar, hay elementos tipográficos que no había visto antes, la verdad, como la ligadura entre las vocales que hacen sinalefa, como la diéresis para marcar los hiatos entre vocales de palabras distintas: "Aunque më hieles." Si bien no exclusivamente se nutre de ellos, el volumen se abre con un ramillete de haikus, y luego la segunda mitad se dedica a esclarecer esa ascendencia oriental, con Basho y sus intérpretes occidentales, bajo la autoridad de Fernando Rodríguez-Izquierdo, Antonio Cabezas, Octavio Paz y otros.
     Con todo, me quedo con este poema de la tercera parte, "Camino en soledad", bellísimo:

He salido a caminar para quedarme quieto,
como el árbol camina en las sendas del aire cuando busca las nubes que le ocultan la luz,
como un niño que salta para asirse a los rayos y suspenso se queda agarrado del aire.

He salido a caminar para no hollar la tierra,
como el árbol camina cuando ensancha su tronco extendiendo el abrazo.

He salido a caminar como el árbol camina al hundir su raíz.

1 comentario:

SUSANA BENET dijo...

Me alegra coincidir contigo en cuanto al poema escogido y que también publiqué en mi blog por ser uno de mis preferidos. También descubrí haikus muy inspirados en Deriva. Besos,