sábado, 18 de abril de 2015

Egos



Es natural que en el ámbito literario los egos crezcan y abulten como una próstata destinada a causar problemas. Solo la ironía y al autocrítica pueden atenuar esa tendencia, que para la salud del escritor (y de quienes lo padecen) necesita ser sometida a raya. Hay muchas forma de expresar esta enfermedad -así hay que denominarla- tan presente en muchos, y de la cual uno no está siempre libre del todo. En Estación de cercanías, el más reciente volumen de sus diarios, Juan Malpartida lo ve de este modo: "Hay gente tan llena de sí que, cuando compartimos un rato de su tiempo, sentimos que no tenemos lugar. Son como cántaros llenos de su propia forma: no cabe en ellos un poco de agua."



No hay comentarios: