jueves, 2 de abril de 2015

Imprescindible Josep M. Rodríguez




Con ordenación que no sigue la cronológica de los libros publicados, más cinco poemas inéditos (uno de ellos adelantado en la revista Estación Poesía), Josep M. Rodríguez ha reunido una selección de su poesía, muy bien editada en la colección Antologías de la Cruz del Sur, en Pre-Textos. Ecosistema es una de las novedades que no debe dejar escapar el lector del género, sobre todo si aún no ha tenido ocasión de disfrutar de la obra de Rodríguez, "un astro de rotación lenta", como señala José Andújar Almansa en su prólogo para destacar la fidelidad a una trayectoria sin grandes oscilaciones pero siempre rica e intensa. 
Conocedor bien de la poesía oriental, sobre la que ha escrito y de la que ha traducido, Rodríguez maneja a la perfección el fogonazo iluminador, la imagen poderosa, como en la apertura de "Las nubes":

Miro las nubes,
nubes como de anuncio de dentrífico,
y el sol,
mostrando la arrogancia
de un gran diente de oro.

La observación, y la capacidad de referir poéticamente lo visto, es uno de los logros una y otra vez demostrados del autor, más la capacidad, igualmente acreditada, de construir excelentes poemas de amor, siempre con el matiz, la duda, la conciencia de lo fugitivo y de que, por así decir, todo lo tenemos prestado: "Y hablar de ti, / en el fondo, / también es una forma de egoísmo." El poema "Veintisiete de abril" finaliza con una poderosísima imagen  magníficamente presentada tras un prosaico semáforo en rojo y un no menos prosaico ruidoso camión:

Y hoy prefiero tu casa,
los treinta y siete dulces horizontes
que la persiana deja
                                 sobre tu piel desnuda:

son un paso de cebra hacia la vida.

Poemas como "Astilla", "Enseñanza" o "Despertar" impactan por su condensada belleza, que es precisión. Y no son los únicos en hacerlo.



No hay comentarios: