miércoles, 22 de abril de 2015

Octavio Paz en su jardín




Fue, como dice él mismo en esta entrevista con Guillermo Sheridan, su casa transitoria, la que ocupó al final de sus días tras el incendio de su domicilio cerca del Ángel de la Independencia y de pasar una temporada en un hotel cercano ya al bosque de Chapultepec. Aquí lo vemos en un diálogo excepcional que rezuma sabiduría, experiencia y lucidez (a pesar de la enfermedad que lo muerde más de lo que él está dispuesto a reconocer). 
Volví a estar hace pocos meses en esa casa, que como recuerda Charles Tomlinson (la traducción es de Jordi Doce) sería "la más semejante a la remembranza de aquel jardín" de la casa de Mixcoac, donde transcurrió la infancia de Paz, "y también a la de ese otro jardín en la India donde se había casado bajo un nim gigante."
No hacía falta visitar las salas de la fonoteca que hoy ocupa el inmueble. El eco de Paz estaba en el silencio del jardín.