domingo, 5 de abril de 2015

Una calle





No hace falta explicar por qué -ahí está su belleza- a Luis Cernuda le gustaba pasear por esta calle de Francisco Sosa, en Coyoacán. Aquí se ve en la esquina con Encantada (¡qué nombre!), en una instantánea de Silvia Sánchez Montero, nieta del gran fotógrafo mexicano Tomás Montero Torres. En su prólogo a Revolución en el jardín, volumen de crónicas de Jorge Ibargüengoitia, Juan Villoro escribió de Coyoacán: "Hoy día se trata de una parte chic de la ciudad, no tanto porque haya mejorado mucho, sino porque el resto se ha deteriorado hasta el espanto."

1 comentario:

SUSANA BENET dijo...

Me parece una calle preciosa, casi selvática, con sus árboles frondosos y sus enormes troncos. Tan solitaria que invita a pasear por ella, a pesar de los coches. Besos,