martes, 12 de mayo de 2015

La mala persona



Tiene la mala persona, en su férrea determinación de serlo y la aplicación que dedica a su destino, la no buscada condición de pararrayos. Atrayendo el mal que recorre como un cosquilleo su médula, pareciera que deja libres de aparato eléctrico, todas bonanza, las cabezas de los demás.