martes, 17 de noviembre de 2015

El frío



EL FRÍO


El frío vendrá negro sin aviso
aunque el aire es ahora tibio y claro.
La buganvilla luce sin reparo
en el balcón del piso.

En el campo dorado de la tarde
las palmeras no tiemblan todavía.
No tirita el raíl sobre la vía,
pero su acero arde.

Como el niño que quiere ser mayor,
el otoño benigno sueña invierno:
un leño que lo envidie como al tierno
tallo de sol que ardió.


(Adolfo Belmonte de Rueda, amigo de Facebook, me decía hace poco, hablando del tiempo: "El frío vendrá negro sin aviso". Le pedí que me cediera el verso, que aquí le devuelvo acrecentado y con mi agradecimiento).