viernes, 6 de noviembre de 2015

Waterloo




La paz duerme en el campo de batalla.

Tras este tronco,
un ulano esquivó la bala aquella.

En este llano,
súbitos terraplenes de uniformes
que no aparecían en los mapas.

No se apaga el eco:
         imperceptible,
se ha emboscado en unos matorrales.

Ondas debilitadas, como exhaustos
soldados que han caído prisioneros.