viernes, 22 de enero de 2016

Amar tanta belleza





En Desengaños amorosos, María de Zayas, una de nuestras escritoras del XVII, escribió: "amar tanta belleza / gloria es que no tormento". Herminia Luque ha adoptado esas palabras como título de la obra con la que obtuvo el Premio Málaga de Novela 2015, publicada por la Fundación José Manuel Lara. Es un libro de lenguaje deslumbrante el suyo, que sin el polvo acumulado del tiempo nos lleva fresca, naturalmente, a hace casi cuatro centurias. Sobre la continuidad de la literatura hay un párrafo bien atinado que copio aquí como muestra de las excelencias de esta novela. Dice una de las protagonistas:

"En fin, ahora no vamos a hacer hoguera con las obras de los maestros que nos antecedieron; me parece que todas son necesarias como peldaños de una escalera, aunque en algunos de esos peldaños el dibujo natural del mármol nos guste y en otros no, mas todos son trancos de una misma obra, y no podríamos subir ni avanzar si quitáramos unos cuantos a nuestro gusto y conveniencia. Así ocurre en los asuntos literarios como en la vida ordinaria."