martes, 12 de enero de 2016

Auden en Sabadell




Auden en Christ Church College, Oxford


No, no es que haya que sumar la ciudad catalana a Berlín, Reikiavik o Nueva York, ciudades por las que pasó o en las que vivió W. H. Auden (aunque quizá la pisara durante su estancia en España durante la Guerra Civil). Lo que sucede es que en Sabadell funciona a un grupo de poetas que publica -y para mí ha sido un gozoso descubrimiento- unos magníficos "Quaderns de Versàlia", y el de la primavera de 2014, que llegó el pasado otoño a mis manos gentileza de Esteban Martínez, va dedicado a Auden (veo en la solapa que le han precedido cuadernos, que son libros en toda regla, sobre Rainer Maria Rilke, Emily Dickinson y Giuseppe Ungaretti y, en Internet, que en el 2015 ha visto la luz otro sobre Paul Éluard).
       Se trata de un volumen, exquisitamente editado, de casi 300 páginas que reúne ensayos, artículos traducciones y poemas escritos a partir de Auden. Se emplea indistintamente el catalán y el español, y da gusto leer en la primera de estas lenguas, en traducción del inglés, trabajos tan estupendos como los de los especialistas Edward Mendelson o Katherine Bucknell.
       Los poetas que vierten los versos del angloamericano son Marcel Riera, Lucas Margarit, Rubén Martín, Valerie Mejer y Josep Gerona. Entre los que se inspiran en él para su propia creación, Toni Quero, Manuel Rico, Xavier Farré o Dolors Miquel.  Amante de la traducción, y siempre agradecido a los que han ejercido el oficio antes que uno, he disfrutado especialmente con el "Elogi de la poesia calcària: una col·lecció de traductors catalans d'Auden" de Pere Ballart, donde se recuerda la labor de Narcís Comadira, Eduard Feliu, Joan Ferraté, Jordi Julià, Joaquim Mallafré, Marià Manent, Josep Marco, Salvador Oliva o Marià Villangómez.
       Como Marcel Ayats, Josep Gerona, Esteban Martínez, Quilo Martínez y Josep Maria Ripoll son muy generosos y lo que quieren es que la obra se difunda, esta es accesible desde cualquier ordenador o tablilla (uso el término que prefiere y con razón Luis Alberto de Cuenca) aquí.

1 comentario:

Alfredo J Ramos dijo...

Que razón tiene LAC. En lo de «tablilla», digo. Desde hace tiempo también batallo porque se imponga ese nombre.