lunes, 4 de enero de 2016

Lección




Dos tórtolas caídas de su nido
esta mañana gris
del color de sus plumas
inútiles.
Dos manojos de miedo sobre el mármol
en este patio en que ahora son huérfanas
de alas que se elevan, impotentes,
del naranjo empapado por el viento,
mecido por la lluvia.
Han llevado un platito
de porcelana vieja como el mundo,
mellado como este,
con pan migado y compasión.
No servirá de mucho a los pequeños pájaros.
Sin embargo, a los niños
que han dejado ahí su ofrenda de agua, miga
e intenso asombro ante las aves pálidas,
les enseñará, les enseña
a volar a su modo por el aire
sin temporales ni tormentas
de la piedad.


                                                   (Escrito ayer, ya forma parte de un próximo libro)

No hay comentarios: