domingo, 17 de enero de 2016

Ser o no ser



Laurence Olivier en Hamlet


La editorial Vaso Roto publicó este otoño, como anuncié aquí, una Agenda Shakespeare 2016 en la que hemos colaborado como traductores de parlamentos del Bardo seis poetas mexicanos y seis españoles. Yo elegí los justamente famosos versos del acto 3, escena 1 de Hamlet, que así suenan en mi español:



Ser o no ser: problema peliagudo.
¿Es mejor resignarse a padecer
ondas y flechas de la atroz fortuna,
o armarse contra un mar de desventuras
y, enfrentándose a ellas, darles fin?
Morir: dormir; no más; y con el sueño
decir que las congojas se terminan
y los miles de golpes naturales
legados a la carne: un desenlace
que hay que desear con devoción.
Morir, dormir; dormir, quizá soñar:
sí, ese es el escollo; pues ¿qué sueños
puede traer el sueño de la muerte
si el carrete mortal se nos acaba
del todo devanado? Este es el quid.
Por eso es tan longevo el infortunio,
¿pues quién soportaría los azotes
y las mofas del tiempo, quién el mal
del opresor, el daño del soberbio,
las cuitas del amor menospreciado,
los pleitos que se alargan, la insolencia
del poder y las pullas que paciente
el mérito recibe del indigno,
cuando él mismo podría su descargo
con un punzón desnudo dirimir?
¿Quién querría cargar con unos fardos,
gruñir, sudar, viviendo con fatigas,
si no temiese algo tras la muerte,
esa ignota región de cuyos límites
ningún viajero vuelve, y nubla el ánimo,
y hace que prefiramos soportar
esos males sabidos que tenemos
antes que huir a otros que ignoramos?
Así nos acobarda la conciencia;
y el matiz natural de la osadía
palidece con la sombra del pensar,
y empresas de gran brío y trascendencia
por tal motivo tuercen sus corrientes
y pierden de la acción el justo nombre.
¡Chitón! ¡La bella Ofelia! En tus plegarias
recuerda, ninfa, todos mis pecados.




2 comentarios:

Angelus dijo...

Ese "peliagudo", ¿no es excesivamente coloquial? Saludos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Puede que sea coloquial, Ángel. Pero no me parece excesivo. Fíjate que estuve a punto de escribir: "Ser o no ser: la cosa se las trae". Eso sí que hubiera sido coloquial. En cualquier caso, Hamlet está hablando consigo mismo, y cierta llaneza, aun en lo elevado de su monólogo, parece conveniente. Así, el "chitón" del final cuando aparece Ofelia. Lo que en ningún caso quería era reproducir las traducciones habituales del verso inicial. Saludos.