martes, 9 de febrero de 2016

De un próximo libro




LENGUA MATERNA

Nuestra lengua materna es el silencio
que al abrirlo fue llanto con la espuma
de un vino que dormía en la bodega.
Nuestra lengua materna es el silencio
y todo lo demás la traducción
de ese idioma primero y temeroso
de tanto como había de nombrar.
Luego, a fuerza de años, aprenderlo
de nuevo: transportar hasta su pozo
palabras como migas, granos, briznas
vertidos al callar de su honda lengua.

Pesamos al nacer igual que un diccionario.
Como otro pesarán nuestras cenizas.