viernes, 12 de febrero de 2016

Ondas



Mi padre fue físico, catedrático de Historia de la Ciencia y su Didáctica. Qué no daría yo por poder preguntarle hoy por las ondas gravitacionales esas, aunque no me enterase de nada. Qué no daría, en realidad, por poder preguntarle hoy cualquier cosa.

5 comentarios:

Camino a Gaia dijo...

El vacío está lleno de espacio y de tiempo. Y lo que llamamos materia también.
Era de esperar.

Berenice Einberg dijo...

Cualquier cosa

Bernardo Rivero dijo...

Emotiva la entrada, Antonio. De las ondas gravitacionales propagándose por el espacio-tiempo a las ondas del corazón. Un abrazo.

Sergio Alvarez dijo...

Fabulosa entrada.Tan simple y tan definitiva
un abrazo

Alfredo J Ramos dijo...

Esto es lo que se llama un disparo en el centro de la diana. Hermoso, ART.

(Y seguro que no sólo hubieras entendido todas sus explicaciones, sino que el diálogo entre un científico y un poeta hubiera sido inolvidable. No creo que haya hoy interlocutores más pertinentes. Si acaso, como siempre, el par padre o madre-hijo, pero ese es un diálogo ya implícito en todos los demás).