lunes, 28 de marzo de 2016

1916





Hoy es un día de emoción y recuerdo para Irlanda. Otro Lunes de Pascua, hace cien años, en Dublín se producía un alzamiento contra el poder británico que proclamaba la República de Irlanda. Los sentimientos se agolpan y es mucho lo que podría escribir ahora sobre la efeméride.
    Ayer se celebraron varias ceremonias, incluido un desfile militar por las calles de Dublín, sobrio, solemne, respetuoso, en total contraste con el de san Patricio, celebrado también hace pocos días. Podría traer aquí el poema "1916" de W. B. Yeats, uno de sus más conocidos, donde el futuro Nobel dejó su impresión sobre lo sucedido. Dejo aquí sin embargo otro, menos difundido, sobre el sacrificio de aquella revolución que al fracasar triunfó en cierto modo, al granjearse la simpatía de la mayoría de los irlandeses. Lo incluí en la Poesía reunida de Yeats (Pre-Textos, 2010):


EL ROSAL

“Oh, las palabras se dicen a la ligera,”
dijo Pearse a Connolly,
“quizá una brisa de palabras prudentes
haya marchitado nuestro Rosal;
o tal vez un viento que sopla
sobre el mar helado”.

“Sólo necesita que se le riegue”,
contestó James Connolly,
“para que vuelva a salir el verde
y se extienda por doquier,
y sacar la flor del capullo
para que sea el orgullo del jardín.”

“Pero de dónde traeremos agua,”
dijo Pearse a Connolly,
“cuando todos los pozos se han secado?
Oh, claramente
sólo con nuestra roja sangre
podremos hacer un Rosal?

1 comentario:

SUSANA BENET dijo...

Precioso poema. Tendré que comprar el libro. Besos