jueves, 31 de marzo de 2016

TRÉBOL


                                    Para Ciaran y Bernie Cosgrove


STEPHEN’S GREEN, TARDE DE MARZO

El frío ensancha el cuerpo, lo deslíe

en un bucle de vaho por el cielo

que torna como niebla hecha de hielo
y corta y me enajena. Ahora, aquí e-

mpieza a atardecer sobre este verde
lozano entre doradas ilusiones.

Un arpa se lamenta en unos sones

que la distancia mulle, apaga, pierde.

La verja se hace hermana de mi piel

prisionera de límites. Las puertas

se van encerrojando, como el día.

Detrás de unos arbustos sale aquel
que, hallándose, creyó que se perdía.
Entre las hojas vivas, estas muertas.



COLLINS BARRACKS, EXPOSICIÓN SOBRE
EL LEVANTAMIENTO DE PASCUA

Estos disparos que resuenan dentro

son las balas perdidas desde un frente

donde ya la batalla no se siente

que hace un siglo destrozó en el centro

de Dublín hasta la última fachada.

Las banderas antiguas solo ondean
ahora en el recuerdo roto de An

Phoblacht que fue más tarde traicionada.

Cascotes y medallas, cartucheras,

fusiles y sombreros y proclamas
encienden una luz que ya declina.

No sabes hace cien años lo que eras,
si bufón de embelecos o rí na
hÉireann: esta nación a la que amas.



JUNTO AL GRAND CANAL

Muy lentamente voy junto al Canal

charlando con los cisnes y mis sueños.

Unos perros pasean a sus dueños.

Sed: es hora de echar una cana al

aire, como al gaznate varios whiskeys.

En el LED salta obstáculos la yegua

de un jockey de Kildare. No me dan tregua

los gritos y su cómica vis. Quis-

iera poder quedarme el santo día

tranquilo, adormilado en este snug
en charla con mis sueños y los cisnes

que emergen de leyendas de un Great Book
of Irish Mythology. Nadie ría.
Si soy así de raro, it's not your business.

2 comentarios:

Sergio Alvarez dijo...

Magnifico dominio y renovación de un género tan difícil como imprescindible: el soneto. Enhorabuena.
Sergio

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muchas gracias, Sergio. Make it new, que dijo Pound... A los maestros hay que obedecerlos.