lunes, 18 de abril de 2016

El canon y la singularidad




José María Micó acaba de publicar en un volumen compacto y manejable los prólogos completos, una selección de versos y una antología esencial de Don Quijote de la Mancha. En la introducción, "Una idea de Cervantes", señala muy bien un equívoco persistente acerca de los clásicos (los autores y sus textos). Es muy pertinente recordarlo a todo el que se inicie en la creación literaria: "Lo cierto es que no los define su representatividad y están ahí porque no se parecen a sus contemporáneos, porque transgredieron las normas, superaron las teorías e hicieron algo que nadie más hizo. La literatura siempre se ha nutrido y se nutrirá de sí misma, pero lo hace al modo de las demás artes en su devenir, porque las grandes creaciones transforman el pasado y modifican el futuro. En definitiva, el canon literario no recoge la uniformidad, sino la singularidad y la diferencia. La tradición literaria no es una exposición de modelos, sino una reunión de excepciones, anomalías y extravagancias. Son clásicos porque son de otra clase."

1 comentario:

Víctor Pérez dijo...

Transgresión de lo establecido, ruptura con lo exigido en el momento, los clásicos alcanzan la grandeza transformando lo establecido, gracias por recordármelo Antonio, un abrazo desde Málaga