viernes, 15 de abril de 2016

La insularidad y el vuelo



En Caleidoscopio, libro con el que José María Micó obtuvo el XV Premio de Poesía Generación del 27, hay un poema titulado "Isla" cuyo único verso dice así: "Tierra para la sombra de las alas en vuelo". 
     Quien escribe está aislado, y lo hace en soledad, pero aspira a ese vuelo del que habla Micó. Publica para dejar su isla. Paradójicamente, en La Isla de Siltolá ha salido este libro mío, El bosque sin regreso, en el que hay algunas islas (la omnipresente Irlanda, pero también las Órcadas, los islotes del canal Beagle, los trozos de hielo incluso que flotan en el argentino Parque Nacional de los Glaciares). De esas ínsulas extrañas vienen los versos del poemario. Los lectores se van acercando ya a su costa.