sábado, 28 de mayo de 2016

La invasión de los libros



Ya deben estar montadas las casetas de la Feria del Libro de Madrid, en el Retiro, a lo largo de esa avenida interminable como una línea de página casi infinita. La invasión de los libros. En el texto que la Junta de Extremadura editó para celebrar el pasado 23 de abril, Elías Moro hacía un hermoso canto a la letra impresa que finalizaba recordando a José Emilio Pacheco y este breve texto suyo de Desde entonces: "Lo compré hace más de quince años. Pospuse la lectura para un momento que no llegó jamás. Moriré sin haberlo leído. Y en sus páginas estaban el secreto y la clave."
     Lo más curioso (y triste) es que Pacheco, que vivía muy cerca de la mejor librería de México, murió como consecuencia de una hemorragia interna producida como consecuencia de una caída tras  tropezar con uno de los rimeros de libros que habían invadido su vivienda, convertida en biblioteca.


Pacheco entre sus libros. Fotografía de Proceso.