sábado, 25 de junio de 2016

Descubrir una voz







Con Catacumbas, Luciana Jazmín Coronado obtuvo el I Premio Hispanoamericano de Poesía de San Salvador. Realmente, se puede afirmar que el fallo del jurado ha sido un acierto, pues el libro de esta bonaerense de 1991 merece atención. No hay titubeos: incluso la falta de puntuación a final de estrofa y la falta de mayúsculas al abrir las frases, se llevan de manera ordenada y rigurosa. Las tres partes ostentan nombres de direcciones o calles, domicilios de la raíz o el desarraigo, y en cada una de ellas hay un tema preponderante (el padre, la abuela y, más elíptica y abierta la tercera, el hermano, pero no solo él).
     Hay aquí, alquimia, transformaciones, una obsesión con la figura paterna (Plath al fondo), y una cordial identificación con la abuela: "ni se quejó / cuando su novio / dejó de aparecer / porque su familia / lo había puesto en un geriátrico." Luciana Jazmín Coronado, un nuevo nombre a anotar en el mapamundi en continua expansión de la poesía.