miércoles, 1 de junio de 2016

Gimnasio


Acabo de volver del gimnasio: hoy me he hecho cincuenta y tantos largos de versos -¿o eran pesas?-, algún salto sobre rimas internas y una tabla de aliteraciones. El ritmo -el cardíaco como el otro- bien, gracias. Translator's Gym. Lo recomiendo.

No hay comentarios: