viernes, 10 de junio de 2016

Litoral de Rafael Pérez Estrada






El número 261 de Litoral -ya son números- viene dedicado en esta ocasión al inclasificable, salvo del lado de los adjetivos entusiastas, que le pertenece, Rafael Pérez Estrada. Es un número, a pesar de la engañosa forma rectangular, redondo: uno de los mejores publicados hasta la fecha, por su coherencia y armonía, al recoger textos y dibujos creados por la misma mano -angelical-.  Se ofrece no solo una deliciosa antología de los escritos de RPE, casi todos prosas afiladas, preñadas de erudiciones imaginadas y aforismos inteligentísimos, sino también una muestra muy amplia de su obra gráfica, excelentemente presentada, más dedicatorias suyas y páginas de homenaje y recuerdo de sus amigos.
    Es sorprendente siempre el malagueño, ya se ocupe de la poética, de las nubes o de raros especímenes de bestiarios y botánicas imposibles para otros, que no para él y, por su mediación, que hay que agradecerle, para el lector. "Sólo sé que, si abro el poema, deberá sangrar", escribió. Estos, ya sean cuentos en miniatura o versos, están muy vivos. Sangrarían, pero ahorrémosles el trance de la herida y la hemorragia. Hay algunos inéditos, más ensayos de, entre otros, Antonio Lafarque, Francisco Ruiz Noguera, Alberto Santamaría o José Ángel Cilleruelo. La lista de cómplices (así se les llama) es larga como un abrazo entre amigos que no se quieren separar: Pablo García Baena, Antonio Soler, Rafael Inglada, Alfredo Taján, Guillermo Busutil, Chantal Maillard, José Ignacio Díaz Pardo, J. A. González Iglesias, Rafael Ballesteros, el ya citado FRN, Antonio Parra, Juvenal Soto, Carlos Edmundo de Ory, Juan Lamillar, Jesús Aguado, Juan Manuel Villalba, Juan Carlos Mestre, José Infante, Antonio Jiménez Millán, Antonio Garrido, Francisco Javier Torres, Mark Aldrich, María Navarro y Aurora Luque. Firma el editorial Lorenzo Saval y colabora, también, rememorando a su hermano, Esteban Pérez Estrada.

1 comentario:

Víctor Pérez dijo...

Placer visual e intelectual siempre Litoral, enhorabuena a Lorenzo Saval, ¡me sale todo con al! jeje