jueves, 7 de julio de 2016

Pequeño tríptico estival






Bajo esta planta
a la que el agua no llega,
ha llegado el otoño.

*

Con élitros insomnes
que a sí mismos se arrullan

y su escritura verde
punteada de comas,

canta el olivo
la tarde de viento.

*

Pasando las aduanas del aire,
los vientos cambian
de nombre en cada geografía.

Pero el sonido
de su roce en las hojas
es anterior a Babel.

Un idioma que, al escucharlo,
no aprendes:
recuerdas.


1 comentario:

SUSANA BENET dijo...

Muy bello tu tríptico. Feliz verano.