jueves, 1 de septiembre de 2016

Palimpsesto, 31







Con Francisco José Cruz al frente, y con la coordinación editorial de Rosario Acal y el diseño de Carmen Herrera Romero, la revista Palimpsesto alcanza su número 31. Cuando desde tantas instituciones públicas se dilapida el dinero en bobadas de diverso cuño, la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Carmona (Sevilla), sigue sacando una publicación unánimemente reconocida como de lo mejor que se ha hecho en poesía hispanoamericana durante las últimas décadas.
     En esta entrega, destacan los poemas del peruano Alonso Ruiz Rosas, que es además entrevistado por Cruz; del colombiano Jorge Cadavid; de la sevillana Inmaculada Lergo; del granadino Virgilio Cara; del sevillano Jesús Aguado; del mexicano Mayco Osiris Ruiz. Se ofrecen además las muy buenas versiones de poemas del húngaro György Faludy a cargo de Alfonso Martínez Galilea y un artículo de Carlos Germá Belli sobre Rubén Darío. Lo más emocionante, con todo, son por su carácter póstumo los poemas del también peruano Eduardo Chirinos, muerto este mismo año, pertenecientes al libro de próxima aparición Naturaleza muerta con moscas. Como escribe en uno de ellos Chirinos, "A pesar de todo la muerte hace su trabajo".
     El libro que acompaña a la revista es, en este caso, Poemetos de Alma Rubens y otros poemas, del cubano José Manuel Poveda (1888-1926), con prólogo y selección de Milena Rodríguez.