martes, 25 de octubre de 2016

De "Noche de Reyes"






Una hermosa canción de Twelfth Night, acto II, escena IV:




Come away, come away death,
And in sad cypress let me be laid;
Fly away, fly away breath;
I am slain by a fair cruel maid.
My shroud of white stuck all with yew,
O prepare it;
My part of death no one so true
Did share it.

Not a flower sweet
On my black coffin let there be strown;
Not a friend greet
My poor corpse where my bones shall be thrown.

A thousand thousand sighs to save,
Lay me O where
Sad true lover never find my grave,
To weep there.




Acércate, acércate, muerte,
y déjame bajo un triste ciprés;
márchate, márchate, aliento;
una bella cruel me asesina.
Mi blanco sudario recubierto de tejo,
oh, preparad;
mi ración de muerte nadie tan fiel
compartió.

Que ni una dulce flor
se esparza sobre mi negro ataúd;
que ningún amigo salude
mi cadáver donde se arrojen mis huesos.

Mil veces mil suspiros se ahorrarán,
enterradme, oh, donde el triste
y fiel amante nunca encuentre mi tumba,
para llorar allí.