domingo, 16 de octubre de 2016

Una canción anónima de la época de Shakespeare





                                                                    

DISDAIN ME STILL

Disdain me still that I may ever love,
For who his love enjoys can love no more.
The war, once past, with ease men cowards prove,
And ships returned do rot upon the shore.

And though thou frown I’ll say thou art most fair,
And still I’ll love, though still I must despair.
                                   
As heat to life so is desire to love,
And these once quenched, both life and love are gone.
Let not my sighs nor tears thy virtue move,
Like baser metals do not melt too soon.

Laugh at my woes, although I ever mourn,
Love surfeits with reward, his nurse is scorn.



DESDÉÑAME

Desdéñame y aun así siempre amaré,
que quien goza de su amor ya no puede amar más.
Pasada la batalla, se demuestra quién fue cobarde
y las naos que volvieron se pudren en la playa.

Y aunque el ceño frunzas, diré que eres más bella,
y seguiré amándote, aunque haya de desesperar.

Como el calor para la vida, así es el deseo para el amor,
y si se apagan estos, vida y amor desaparecen.
Que mis suspiros y lágrimas no conmuevan tu virtud,
como los metales menos nobles no se funden tan pronto.

Ríete de mis penas, aunque me queje siempre,
la recompensa al amor sacia, su aya es el desdén.