viernes, 13 de enero de 2017

El mensajero tardío






Leons Briedis (1949) es uno de los principales poetas letones vivos.  No nos llegan muchas novedades de aquellas latitudes septentrionales, por lo que hay que estar doblemente agradecidos a la colección "Ay del seis" de la editorial Trifaldi por haber acercado, en traducción directa de Raquel García Barobs, esta estupenda muestra de un poeta que, además, ha vertido una Antología de poesía española del siglo XX y dos libros fundamentales como Platero y yo y Marinero en tierra.
     Como suele ocurrir con los poetas de lenguas minoritarias que luchan por no congelarse en territorios fríos, Briedis está muy atento a su nieve familiar, a sus paisajes blancos, y al mismotiempo a la abigarrada luz del mundo, con curiosidad que le hace mirar otros horizontes más cálidos.  De los nuestros, hay presencias en el poema "Cante jondo" y en "Elegía andaluza", sobre un motivo de Juan Ramón Jiménez. Precisamente es un poeta andaluz, Alejandro López Andrada, quien firma un prólogo entusiasta. La meritoria traducción me parece buena y confío en que sea fiel al original, toda vez que el letón no es una lengua que yo lea. Sin embargo, hubiera sido mejor imprimir Shakesperiana con minúscula, y que el vino de Oporto, que es así en español, no fuera el luso Porto. Por último, me malicio que en la primera estrofa de "si hay un Dios" el indicativo debería ser subjuntivo, quedando así:

cuando lo que quede de mí sea tan solo una sombra
no me llevará a la muerte
me llevará a los brazos de mi madre

Es, por cierto, este un poema que gustará a las mujeres. Si ese referido no es el Dios cristiano, hay ángeles en varias de las composiciones. El sujeto poético ve en ocasiones la vida como una obra de teatro:

¡oh, cómo siento
no poder representar a Hamlet
y que solo fuese la calavera de Yorick mi papel!

En el poema siguiente se "ve forzado a participar con un papel de extra" en su propia vida bajo la dirección de Dios.

Todo tiene en El mensajero tardío un aire de irrealidad que adquiere un protagonismo especial en este poema, con un punto de letanía, en mi opinión uno de los mejores del libro:

repetición


todos los poemas
que serán escritos
ya han sido escritos hace tiempo:
con increíble persistencia
seguimos escribiendo los poemas de otros

reitero además:

ya he levado esta piel antes
mientras fui mi padre
ya he cantado esta canción antes
mientras fui mi madre
ya he sistenido esta mariposa antes
en mi palma
mientras fui mi hijo

y Jesús,
ya he permitido crucificar a Jesús,
mientras fui Dios

pero este poema siempre será el otro poema
no el que quisiera escribir



      

No hay comentarios: