martes, 28 de marzo de 2017

Otros aforismos



Simultáneamente a mis Vilanos por al aire se publicaron sendas colecciones de José Ángel Cilleruelo y de Vicente Luis Mora en la misma colección de aforismos de La Isla de Siltolá. Los he leído con interés, que no procede en exclusiva de la amistad sino también de la admiración. De ambos he anotado algunos a lápiz, los cuales traigo aquí como aperitivo de sus respectivos libros. Con su brillantez, ojalá alguien pueda picar y creer que hallará igual luz en los míos.





     De Lunáticos:

Aprender el oficio de alfarero: moldear con las manos la arcilla del tiempo para construir días que conserven dentro el frescor del agua.

*

El añil de los campos de lavanda que el cielo zarandea para perfumarse.

*

La métrica, sastería de sonidos, requiere cortar las telas con gusto y coserlas como continuidad, sin que las costuras resulten visibles.

*

Solo en lo que se contempla cada día es posible descubrir algo insólito, original, soprendente. La novedad es, per se, repetición.

*

Aficiónate al frontón. Ninguna pared te dejará para irse a jugar con otro.

*

Con aire de pintor de nubes observo el cielo. Cambia tantas veces al día que parece un desperdicio de la imaginación que no conserve copias.

*

La ventana se ve guapa con el vestido de lunares que le ha puesto la lluvia.





De Nanomoralia:

Mirar tus fotos mientras estás lejos es como hacer entrar a un hambriento en una frutería de plástico.

*

El pedante tiene un DJ dentro; el sabio, un aparato de radioescucha.

*

Tendría reloj si supiera que puede alargar el tiempo, no necesito uno para descontarme el restante.

*

En los premios literarios, a los escritores ya nos queda sólo el lugar de los finalistas.

*

El libro electrónico convivirá con el libro en papel, calzando las mesas de lectura cojas.

*

Los bolígrafos no escriben puestos boca arriba porque la dirección normal de la escritura es hacia el infierno.

*

El que presume de antepasados, los discrimina: no recuerda que los primeros fueron monos.

*

Algunos que se piensan escritores deberían reflexionar seriamente sobre dedicarse a plantar el segundo árbol o tener el segundo niño.

*

Para los memorialistas, autobiógrafos y diaristas, no hay pasado, sino posado.




No hay comentarios: