sábado, 22 de abril de 2017

Un poema reciente



ENCRUCIJADA

En un instante todo ha sucedido:
mis pasos, los de ella tan distintos.

Con prisa humana iba por la acera
donde a su propio ritmo andaba ella.

Aunque no la pisara, estuve a punto
de dejarla aplastada: nuestros rumbos

estuvieron a punto de chocarse.
De todos los milenios, esta tarde

se produjo el milagro en nuestras vidas.
De todo el universo, la avenida

testigo ha sido así del casi encuentro
de un roce y dos caminos en el tiempo.

No hubo cataclismo ni accidente
en esta encrucijada de dos seres,

pero un cambio muy extraño ha sucedido
pues ya somos los dos algo distinto:

ahora soy una hormiga que me marcho

de un hombre que se aleja de mi lado.

2 comentarios:

Juan Alcaide Rubio dijo...

Hermoso poema.
Me ha llevado, no sé por qué, pero es curioso, al ritmo con que se reza el Credo:

Creo en Dios, Padre todopoderoso,
creador...
de todo lo visible y lo invisible.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muchas gracias.